Turismo

Venir a Mérida y no conocer los muchos atractivos turísticos que posee este estado seria una pena. He aquí la información que Ud. necesita para conocer las bellezas de esta tierra

Pico el Águila

El Pico El Águila, es el punto más alto de la carretera trasandina y el sitio pavimentado más alto de toda Suramérica. En la época de invierno, durante los meses de agosto y septiembre ocurren nevadas que cubren de blanco estas montañas, siendo este espectáculo uno de los principales atractivos. Desde aquí se puede partir para el Páramo de Piñango que conduce a la Laguna del Águila y al poblado del mismo nombre. En esta agreste serranía crece una especie de frailejón gigante o arbóreo. Este recorrido, aún vigente, es el mismo que hacían los arrieros para vender sus productos entre el páramo y la vertiente lacustre del pie de monte andino.

Está situado entre las poblaciones de Timotes y Apartaderos, y se encuentra a una altura de 4.118 metros sobre el nivel del mar. Es una parada obligada para quienes transitan por el páramo, deseosos de saborear unas fresas con crema o tomar algo caliente, estirar las piernas, montar a caballo o deleitarse con la belleza de las altas montañas que lo rodean, con las lomas cubiertas de frailejones o con el aire de misterio que lo envuelve cuando todo queda cubierto de nubes Y muchos, en el fondo, anhelando una ocasional nevada.

Las nevadas se producen con mayor frecuencia entre finales de julio y principios de agosto, aunque a veces se prolongan hasta finales de este mes. Cuando ocurren, el páramo se cubre de un manto blanquecino y la carretera toda se convierte en un largo estacionamiento; son innumerables las personas que suben desde distintos puntos de la región para ver y disfrutar de las nieves del trópico.

Por otra parte, y debido a su gran altura, la temperatura media en el Pico El Águila o Collado del Cóndor, es de unos 5°C, le conviene llevar ropa abrigada, y el nivel de oxígeno en la atmósfera seguramente es mucho menor al del aire que usted está acostumbrado a respirar en su ciudad de origen. En consecuencia, si no está acostumbrado a los rigores de semejante altura tenga especial cuidado con ancianos y niños, es conveniente no esforzarse mucho al caminar. Hágalo despacio y por cortos trechos. Si comienza a sentir un dolor de cabeza o si se siente mareado, prosiga su viaje. Por lo general los síntomas del llamado Mal de Páramo desaparecen rápidamente al disminuir la altura.

La Loca Luz Caraballo

La Loca Luz Caraballo es un monumento que se encuentra en el Parque del mismo nombre, ubicado en Apartaderos, a 3.473 msnm, en pleno páramo merideño. El personaje a que hace referencia es legendario y pertenece a la tradición oral de los pueblos de Timotes, Chachopo y Apartaderos. Se cuenta que Luz Caraballo fue una mujer que abatida por el peso de una vida llena de sufrimientos “enloqueció”. Su historia se convirtió en leyenda y fue inmortalizada por el escritor y poeta Andrés Eloy Blanco en su “Palabreo de La Loca Luz Caraballo”. El parque donde se encuentra la estatua alberga una plaza elevada donde se levanta el monumento, junto a éste se halla una placa de concreto con chapa de bronce en la que aparecen el rostro del poeta y el texto completo del “Palabreo”. Existe allí, además, un Museo de Antigüedades, en donde se exhiben objetos que supuestamente le pertenecieron a Luz Caraballo, acompañados de piezas indígenas y otros de la época colonial. También es frecuente encontrar niños del páramo quienes recitan el palabreo a los turistas.

El bronce que la representa muestra la figura de una mujer de pie, vestida con harapos largos, cabellera descuidada y un brazo alzado con el dedo índice señalando al cielo. No es casualidad que desde el sitio donde está el parque se puedan ver las cúpulas del Observatorio de Astronomía de Llano del Hato, dedicado a la observación de las estrellas, mientras la Loca Luz Caraballo sostiene su dedo levantado “contandito los luceros, de Chachopo a Apartaderos”

La Capilla de Piedra

La Capilla de Piedra, obra del artista popular Juan Félix Sánchez, está ubicada en la salida norte de San Rafael de Mucuchíes, en el páramo merideño. Es una edificación religiosa enteramente construida con paredes y techo de piedra.

El 30 de abril de 1983, Monseñor Salas bendijo la primera piedra, ese día Juan Félix dedicó la capilla a la Virgen de Coromoto, patrona de Venezuela. Fue inaugurada el 18 de febrero de 1984 y desde entonces se ha convertido en uno de los símbolos más famosos de Mérida y tal vez el fondo más popular para tomar fotografías.

Dado el reconocimiento alcanzado para entonces por su autor, debido a su obra de El Tisure, en el proceso de construcción de la capilla de San Rafael participaron la Universidad de Los Andes, así como varios de los amigos que Juan Félix Sánchez cultivó a lo largo de su vida y algunos adeptos que desde años anteriores se habían unido a la admiración de su obra artística.

Dentro de la capilla todo es recogimiento y paz. El piso, hecho con piedra menuda, presenta un diseño con una “X” y el dibujo de una estrella de 5 picos que significa “La Dignidad del Hombre”. Adosado a la pared lateral se encuentra un pequeño monumento símbolo de “La Amistad”, el áncora simboliza “La Seguridad”, y dos “V” que significan “Viva la Virgen”. Quienes la visitan aprovechan la ocasión para posar delante y llevarse a casa un grato recuerdo de este maravilloso lugar.

La Laguna de Mucubají

La Laguna de Mucubají se encuentra ubicada entre las poblaciones de Santo Domingo y Apartaderos, más cerca de este último que del primero, en lo alto del páramo de la Sierra de Santo Domingo y a una altura de 3.540 metros sobre el nivel del mar.

Es una de las lagunas más grandes del Estado Mérida, y forma parte de uno de los parques nacionales más hermosos de todo el país: el Parque Nacional Sierra Nevada.

La Laguna de Mucubají se originó hace unos diez mil años como consecuencia de una intensa acción glacial. Incluso hoy, a su alrededor, son perfectamente visibles las morrenas terminales que marcaron el límite de la gran masa de hielo que bajaba desde lo alto; ahora cubiertas por un denso bosque de pinos que fue plantado en décadas pasadas.

Su profundidad máxima es de unos quince metros, y sus aguas, heladas, están llenas de truchas; delirio de los pescadores locales.

Desde Mucubají parten diversos senderos que lo llevarán a conocer lugares fascinantes dentro del Parque Nacional Sierra Nevada. Si está en buenas condiciones físicas y el tiempo es favorable, puede subir hasta el pico Mucuñuque (4.670 mts de altura) en una excursión de todo un día. También puede optar por subir a la laguna de Los Patos (a 3.660 mts. de altura y a una distancia de cuatro kilómetros desde el Centro de Visitantes) o bajar a la misteriosa Laguna Negra; bien sea a caballo o caminando (3.1 Km.). Puede también visitar la laguna Victoria recorriendo un hermoso sendero rodeado de frailejones y pinos (4.9 Km. desde el Centro de Visitantes) o salir a la carretera y bajar con su vehículo en dirección a Santo Domingo hasta que encuentre el arco de entrada al lugar; desde allí, caminará unos diez minutos hasta llegar a la laguna. Si lo prefiere, puede hacer un simple recorrido alrededor de la laguna de Mucubají o disfrutar de un chocolate caliente en el Centro de Visitantes.

Está permitido acampar en los alrededores, pero previamente debe solicitar el permiso ante la oficina de Inparques, así como también es necesario registrarse en el puesto de Guarda parques antes de realizar las excursiones más largas.

El Observatorio

El Observatorio Nacional de Llano del Hato se encuentra localizado en el Municipio Rangel del estado Mérida-Venezuela, aproximadamente a 70 Km. de la ciudad de Mérida y a una altura de 3.600 metros sobre el nivel del mar. El acceso se puede realizar por la vía Apartaderos-Puerto Nuevo-Llano del Hato o por la vía La Toma-Mitivibó-Llano del Hato. Autobuses y microbuses deben utilizar la vía de Puerto Nuevo que también recomendamos para aquellos que no están acostumbrados a las carreteras de montaña (estrechas y empinadas).

La zona donde se ubica el Observatorio Astronómico Nacional es turística y se encuentra a pocos minutos del Pico El Águila y la Laguna de Mucubají. En la vía Apartaderos-San Rafael-Mucuchíes se encuentran variadas opciones de alojamiento en cabañas, posadas y hoteles para todos los gustos y presupuestos. Las temperaturas medias en el día son de 15ºC pero en la noche pueden alcanzar los 2ºC, así que si piensa visitarnos debe contar con suficiente abrigo.

Forma parte de La Fundación Centro de Investigaciones de Astronomía "Francisco J. Duarte" (CIDA), una institución del estado venezolano, creada en 1975, que tiene por objeto realizar, promover y difundir las actividades de observación, investigación y estudios teóricos y experimentales en el campo de la astronomía; estimular el intercambio técnico y científico con instituciones similares nacionales o extranjeras; contribuir al perfeccionamiento de su personal y al de los astrónomos del país; difundir los resultados de las investigaciones y estudios que realice el Centro y facilitar sus instalaciones a tales fines.

El Observatorio Astronómico está ubicado estratégicamente, su altitud considerable reduce los efectos atmosféricos que degradan las imágenes astronómicas. Su proximidad al ecuador terrestre hace posible la observación de ambos hemisferios celestes, poniendo al alcance de sus instrumentos la casi totalidad del cielo. Cuenta con cuatro grandes telescopios, cada uno albergado en su respectiva cúpula: la cámara Schmidt, el telescopio reflector, el gran refractor y un astrógrafo doble. Este último se encuentra aún en la fase de instalación.

A causa de las condiciones climáticas típicas de las regiones tropicales, y particularmente de los Andes Venezolanos, el periodo óptimo para la observación se produce usualmente entre diciembre y comienzos de abril, es decir durante los meses de menor precipitación. Durante estos escasos cinco meses, los astrónomos emplean incesantemente los telescopios con la intención de aprovechar al máximo el tiempo favorable. No obstante, en los restantes siete meses los astrónomos no descansan, ya que unas pocas noches despejadas para la observación pueden proporcionar una gran cantidad de información generando datos que serán analizados durante varios meses.

Parque Temático Los Aleros

Es un Pueblo Museo que revive la forma de vida y costumbres de la zona andina de Venezuela hacia finales del siglo XIX y comienzo del siglo XX. Cada casa, calle y rincones de Los Aleros guarda historias, recuerdos y sorpresas que los visitante jamás olvidarán. Allí conocerá lugares como el Trapiche de Caña, el Molino de Trigo, la Bomba de Gasolina Los Aleros, Banco El Águila, La Casa de los Enseres, La Alcoba de los Novios, Cine El Duende Misterioso, La Barbería, entre otros sitios que jamás olvidarán.

Los Aleros es el primer parque temático fundado en 1984 en Venezuela en el estado Mérida bajo la intención de su creador en rescatar, evocar, preservar y difundir la idiosincrasia y las costumbres de un pueblo andino de los años 30 ó 40. Los Aleros es considerado uno de los símbolos turísticos nacionales más importantes de toda Venezuela.

Entre las atracciones y servicios que aquí encontrara están: Paseo en autobusitos de la época, Banco El Águila , oficina de sellado de pasaportes, La Búsqueda del Entierro de morocotas , El Zafarrancho, La Ruleta del Conejo, El Alerito de la Nana sitio donde podrá dejar a los más pequeños de la casa mientras hace sus recorridos en el parque, Molino de Trigo uno de los pocos que queda en Venezuela, Trapiche de caña y la Bomba Los Aleros, todas estas atracciones forma parte de este fascinante parque.

A la hora de comer puede optar por degustar un exquisito plato típico de la región en el Restaurant La Zaranda con una hermosa vista panorámica hacia el páramo de Mucuchíes, alguno de los platos por los que podrá optar están, arepas de maíz pelado y de harina de trigo, queso ahumado en frailejón, pizca andina, sopa a base de leche, huevo, caldo de gallina y papas, trucha, hervido de gallina y muchos más. También podrá ver los diferentes puestos para comprar diversas cosas como la Carreta de mi nona que ofrece bebidas y bocados, Merendero El Zafarrancho con bebidas, refrigerios, cervezas, Panadería El Horno Paramero que ofrece pan andino, mantecadas, paledonias, quesadillas hechos en horno de leña y muchos otros para hacer de su vista algo realmente diferente.

El Parque Los Aleros ofrece además salones para 150 personas, catering, banquetes, sistemas de vídeo y audio, traslados, hospedaje y sobre todo, diversión.

Parque Temático La Venezuela de Antier

El parque temático Se encuentra ubicado en la vía a Jají desde la Ciudad de Mérida, El tema de este parque es la Venezuela de los años 20 cuando entonces gobernaba el benemérito Juan Vicente Gómez. El recorrido comienza en la estación principal (donde se encuentra el estacionamiento.) se compran las entradas y se toma unos tranvías de la antigua Caracas hasta llegar al parque.

Al llegar a la primera estación somos recibidos por un Coronel, quien crea un ambiente que involucra a los visitantes en el tema del parque. Tras la llegada las primeras atracciones son: Un pequeño museo con antigüedades, La Cueva del Guácharo (donde hay una muestra de la misma) y Nueva Esparta (donde se puede participar en un espectáculo donde se rescatan las tradiciones de La Isla de Margarita, el cual está hecho con mucho humor).

Tras el paso por Oriente, se llega a Barinas, en donde se puede almorzar o comer algo antes de llegar al estado Portuguesa, donde hay una muestra de la famosa iglesia "Nuestra Señora de Coromoto", en la que un "cura" da una misa algo peculiar.

Después de haber presenciado la misa en Portuguesa, se encuentra el estado Falcón, el cual cuenta en su interior con una colección de automóviles antiguos. Aprovechando esta colección, los visitantes se pueden tomar una foto con un montaje.

Al final de una pequeña subida, se encuentra el estado Miranda, donde hay una enorme figura que representa a los "Diablos de Yare". En este estado se le explica al público sobre las tradiciones mirandinas, donde al final de la demostración hasta se puede bailar tambores.

Muy cerca del estado Miranda, se encuentra la Plaza de Toros de Maracay, en el estado Aragua. Ahí los visitantes presencian una peculiar corrida de toros, donde algunas personas del público son los protagonistas. En este parque temático, en todos los espectáculos y demostraciones, se rescatan las tradiciones Venezolanas y siempre está presente el humor.

En el Zulia se pasa por una muestra del puente sobre el lago, emblema del estado. Ahí se puede tomar un pequeño paseo en bote. Los caminos del parque a veces traen sorpresas y agradables detalles. Tras haber cruzado el puente sobre el lago, se encuentra Maracaibo, capital del estado, en donde se puede almorzar y disfrutar de la actuación de grupos de gaitas.

La próxima parada es la Plaza Caracas, en donde actúa una banda musical, haciendo recordar cómo era la Plaza Bolívar de Caracas en la década de los años 20

En Lara, la capital musical y artesanal de Venezuela, se puede escuchar una divertida transmisión de la radio clandestina: Radio Republica de Lara.

Tras la estadía en Lara, se llega al Táchira, donde se encuentra el General Juan Vicente Gómez, quien da un discurso a los visitantes de su estado natal. Además del benemérito, también se pueden ver artesanías de la zona.

Para terminar el recorrido, se llega al estado Mérida, donde hay una gran colección de automóviles antiguos además de un montaje fotográfico donde los visitantes se pueden vestir con atuendos de la época y obtener una fotografía.

Parque Cinematográfico La Montaña de los Sueños

Es un Parque cinematográfico donde usted podrá Revivir los mejores momentos de la televisión venezolana disfrutando de la programación original de Radio Caracas Televisión de los años 60, 70 y 80. Si lo deseas, puedes actuar como cantante, animador (a) o bailarina en "El show de las 12".

Diviértete aprendiendo los trucos y la magia del cine usados durante los años 40 y 50. ¡Luces, cámara, acción!: usted es el protagonista. Conoce cómo se hizo la película "Una vida y dos Mandados" y admira los vehículos de época que participaron en este filme.

Conoce a la "Mujer barbuda" y al "Hombre más alto del mundo", además disfrutarás del sorprendente teatro de marionetas.

Protagoniza uno de los clásicos del cine mudo y conviértete en la estrella del momento. Diez escenografías e historias diferentes te esperan para que seas tú y tus niños los actores y actrices.

Encontrarás artesanía típica del estado Mérida, así como golosinas y bebidas para que no falte nada en tú experiencia en la "Montaña de los Sueños".

Un hermoso tiovivo y una rueda panorámica serán la emoción de grandes y chicos en la "Montaña de los Sueños".

Disfrutarás de los más interesantes noticieros venezolanos de los años 50, 60 y 70. Si lo deseas podrás ver la película "Una Vida y Dos Mandados" y conocer el más fabuloso Museo de Cine Venezolano.

Conoce y sorpréndete recorriendo el origen y la prehistoria del cine en el mundo. Esta es la única réplica del primer estudio de cine, creado por Thomas Edison en 1893.

Es la principal sala del cine del parque. Con capacidad para 250 espectadores, disfruta aquí de documentales y clásicos del séptimo arte.

Has realidad tu sueño de ser locutor de radio, participando en la programación diaria de esta emisora. Podrás leer "al aire" comerciales de época, noticias, anunciar los temas de moda y hasta actuar en una grabación de una radionovela.

Descubre los secretos y la magia de la fotografía. Tus niños podrán tomar y revelar sus propias fotos mientras descansas en la hermosa terraza.

Vístete y maquíllate a la moda de los años 50, 60 y 70 y desfila por nuestras pasarelas. Podrás también pasear por el parque vestida con bellos atuendos de la época y ser el centro de todas las miradas.

Escucha y aprecia la más grande y sorprendente colección en funcionamiento de sinfonolas y rockolas. Con una moneda de 1 Bs. podrás escuchar 5 canciones

Conviértete en estrella de la música, el canto o la actuación en éste majestuoso teatro al aire libre. El escenario, las luces, el público, los instrumentos y micrófonos esperan por ti.

Parque Zoológico Los Chorros de Milla

El Parque Chorros de Milla está ubicado en la zona norte de la ciudad frente a una imponente vista de la Sierra Nevada de Mérida. Este hermoso parque zoológico, enclavado al pie de la montaña, es una de las atracciones más visitas de Mérida. Sus altivos árboles se elevan hacia el cielo, en medio de un recorrido ascendente por caminos de piedra con pasamanos de madera rústica.

A lo largo del recorrido se alternan gran variedad de especies de zoológico: tigres, pumas y leones, osos, dantas, monos y mandriles, guacamayas, aves de rapiña y venados. De mucho atractivo para los visitantes se encuentra el serpentario.

Las saltarinas aguas del río Milla, que descienden desde el Páramo de los Conejos en la Sierra de la Culata, complementan este paradisíaco ambiente. En medio de jardines sembrados de flores y plantas ornamentales, el pequeño valle se angosta siguiendo el rumbo hacia la cabecera del riachuelo, mientras el camino empedrado da paso a decenas de escalones. A medida que se sube, el espectáculo gana en belleza, hasta un punto culminante de las escalinatas en que aparece, majestuosa, blanca y copiosa, la espumante cabellera de la cascada que se desprende desde el granítico cerro y que le da su nombre al Parque Chorros de Milla.

A la salida del Parque Chorros de Milla se encuentra una bella estatua que representa a la India Tibisay, la heroína de Las Cinco Águilas Blancas. Este monumento recuerda la leyenda de la Hechicera y los amores de Tibisay con Murachí, valiente cacique de los mirripuyes. Según la leyenda, las aguas del río Milla son las lágrimas de dolor que derramó la hermosa princesa india por la muerte de su amado

El Jardín Botánico de Mérida

En el Jardín Botánico de Mérida. En sus 44 hectáreas. Está ubicado en la avenida Alberto Carnevalí, sector la Hechicera.

El Jardín Botánico de Mérida fue fundado en 1991 por la Universidad de Los Andes para la preservación e investigación de la fauna y flora regional, este ocupa un área de 44 hectáreas que fueron donadas por la universidad para su desarrollo, divididas en zonas dependiendo del tipo de flora existente en el lugar, la mayor de éstas la ocupa un bosque de pinos autóctonos, conocerá la reproducción de la selva nublada, los jardines xerófilos y el bosque seco tropical, encontrara la mejor colección de Bromelias de toda Venezuela. Definitivamente es un lugar que no debe dejar de visitar

Este grandioso museo, se ubica en el extremo norte de la ciudad de Mérida, colindando con un bosque natural dentro de las riberas del río Albarregas y el río Mucujún y vecino del Parque Zoológico Chorros de Milla. A mayor escala, el jardín botánico se asienta en un valle que hace continuidad con la Cordillera de Mérida a través del Páramo Los Conejos y por su ubicación geográfica a 1850 msnm en los Andes venezolanos, goza de una temperatura anual entre 12-20 ºC y una humedad relativa mensual entre 74-81%.

Catedral de Mérida

La Catedral de Mérida es uno de los más hermosos edificios históricos, se ubica frente a la Plaza Bolívar, en la avenida 4 entre calles 22 y 23. Fue construida entre los años 1803 y 1960 siguiendo el diseño de la Catedral de Toledo en España. Ha sido nombrada Basílica menor por el Papa Juan Pablo II. En su interior se encuentra la imagen de la Virgen de la Manzana, tallada en piedra en Alemania del sur durante el siglo XIV, y los restos de San Clemente Mártir, donados por el Papa Pío VI al segundo Obispo de Mérida, Monseñor Cándido Terrijos en 1794 . Al lado derecho de la Catedral se encuentran el Palacio Arzobispal y Museo Arquidiósesano, creado en 1909, el cual no puede dejar de visitar.

Teleferico de Mérida

Es el teleférico más alto y segundo más largo del mundo por sólo 500 metros, pero se encuentra en el primer lugar por ser el único que combina tanta altura con tantos kilómetros de largo. El teleférico de Mérida posee 12,5 Kilómetros de trayecto, alcanzando una altura de 4.765 m.s.n.m, haciéndolo una obra de ingeniería que fue tradicionalmente única en su tipo y con más de 40 años de historia. Va desde la ciudad de Mérida hasta la cima del pico Espejo dentro del Parque Nacional Sierra Nevada, en el estado Mérida, Venezuela. Es el único teleférico del mundo que une estas dos características: una gran altura y un largo trayecto.

El teleférico de Mérida es un sistema de cuatro (4) teleféricos, lo cual le confiere una longitud total de 12,5 km que van desde la estación Barinitas en la ciudad de Mérida a unos 1640 m.s.n.m hasta los 4.765 m.s.n.m en la estación del Pico Espejo. Cada tramo posee dos lados, uno para cada sentido, en cada sentido hay a su vez un vagón o cabina con capacidad para 36 pasajeros. La cabina se desplaza a una velocidad promedio de 5 m/s gracias a una guaya la cual es movida por el empuje de un motor. En el Teleférico de Mérida existen dos motores en cada estación motriz (montaña y loma redonda), el primero sirve al tramo montaña y la estación Barinitas y el segundo motor al tramo entre montaña y la estación La Aguada. El tercer y cuarto motor se ubica en la estación Loma Redonda y sirve a los tramos restantes, es decir, el tercero va desde La Aguada a Loma Redonda y el cuarto va desde Loma Redonda a Pico Espejo.

Los Pueblos del Sur

Los Pueblos del Sur están ubicados en Venezuela, en la región de los Andes, y más precisamente en el sur del estado Mérida. Está región geográfica abarca los municipios Aricagua, Arzobispo Chacón, Guaraque, Padre Noguera, así como parte sur de los municipios Campo Elías, Libertador, Sucre y Antonio Pinto Salinas.

Los Pueblos del Sur son parte de una Mérida que pocos conocen, lejos de los parques de atracciones y de la ciudad. Estas comunidades parecieran haberse congelado en el tiempo: por sus calles de piedra se pasean los campesinos, el ganado y los burritos de carga. Todas las puertas están abiertas y los sur merideños reciben a sus visitantes con una sonrisa y un café recién molido.

El alojamiento en las mucuposadas es uno de los puntos más distintivos de los Pueblos del Sur. Quedarse en uno de estos lugares significa convertirse en parte de una familia local, durmiendo en una habitación de sus casas y recibiendo todo el cariño hogareño que caracteriza a los andinos. Cuando comienza el día hay atracciones para todos los gustos: puedes ir a pescar trucha en una truchicultura, ordeñar vacas, atender el ganado, aprender a recolectar y secar el café, cultivar hortalizas, pasear a pie, en bicicleta o a caballo por los magníficos páramos del lugar y tomar un baño revitalizador en sus ríos y lagunas.

Si buscas bajarle el ritmo a tu vida, descansar de la ajetreada ciudad, ser atendido por las personas más amables y educadas de Venezuela y respirar tranquilidad, los Pueblos del Sur de Mérida son tu destino para vacacionar.

Jají

Es un típico y acogedor rincón del estado Mérida en donde podrán conocer la sencillez y el encanto de épocas pasadas, y disfrutar del característico sabor y tradicional amabilidad andina.

Jají está asentado sobre un terreno de fuertes pendientes en donde el trazado de las calles y la disposición de las distintas construcciones tuvieron que adaptarse al irregular contorno de la montaña, sin abandonar el esquema urbano tradicional de los conquistadores españoles cada vez que fundaban una población; es decir, el de una gran plaza cuadricular con todas las edificaciones principales ubicadas convenientemente alrededor de ella.

El pueblo ha conservado su aspecto colonial, en buena parte debido a un proyecto de completa restauración que se inició en 1968 y finalizó tres años después, en el cual se respetó el estilo arquitectónico de la época y se conservaron muchas de las puertas, ventanas y rejas originales.

Jají fue fundado por Bartolomé Gil Naranjo el 17 de mayo de 1586 con el nombre de San Pedro de Jají, y más tarde, el de agosto de1683 es refundado como San Miguel de Jají por Alonso Ruiz Valero.

Sin embargo, antes de la llegada de los españoles, el lugar estuvo habitado por algunas tribus de los indios Chama que se hacían llamar jajíes, los cuales fueron desplazados por los conquistadores. En la actualidad, es la capital de la parroquia Jají del municipio Campo Elías del Estado Mérida. Está situado a una altura de 1781 metros sobre el nivel del mar y dista unos treinta y cuatro kilómetros de la ciudad de Mérida (contando desde el puente La Pedregosa) y cuarenta y tres kilómetros de La Azulita, la capital del municipio Andrés Bello. Es un pueblo apacible, rodeado de montañas, cuya actividad económica gira en torno al turismo, a la ganadería y a la agricultura. Aquí se cultivan papas, zanahorias, hortalizas, café, flores, entre muchos otros rubros.

Alrededor de la plaza, en donde las calles se mantienen empedradas, se levantan viejas casonas restauradas de uno o dos pisos, con altas puertas y ventanales, patios centrales internos y techos de teja, todas pintadas de blanco con detalles en azul, y algunas con elegantes balcones volados en estructuras de madera.

Hay posadas, cafés y uno o dos pequeños restaurantes, algunos comercios y ventas de recuerdos y artesanías en general, figuras talladas en madera, vasijas de arcilla y cerámica, artículos de cuero, hamacas, cobijas, ruanas, gorros, guantes y otros artículos confeccionados en lana, fique y algodón. La iglesia está dedicada a San Miguel Arcángel, el patrono del pueblo. Es un templo sencillo, de paredes gruesas y con tres grandes puertas o portones, con el frontispicio decorado con pilares, molduras y cornisas, finalizando en forma de triángulo, todo ello pintado en blanco y celeste.

A un lado se levanta la torre del campanario, el cual tiene forma octogonal y está coronado por una cúpula dorada que termina en una cruz de hierro. El interior de la iglesia también es bastante sencillo, con tres naves separadas por dos columnatas y un pequeño altar con la imagen de San Miguel en el presbiterio

La Azulita

La Azulita es una población de amplia tradición agrícola y pecuaria, con mucha vocación comercial, que poco a poco ha ido incursionando dentro del sector turismo; siendo hoy una de sus principales actividades económicas.

Fue fundada oficialmente el 22 de febrero de 1866, y es la capital del Municipio Andrés Bello del Estado Mérida. Se ubica sobre una meseta en las estribaciones de la Sierra de La Culata, en la vertiente del Lago de Maracaibo, a una altura de 1.135 metros sobre el nivel del mar y rodeada de verdes montañas que a lo lejos lucen un tono azulado; de allí, al parecer, viene el nombre de la población.

El pueblo como tal, aparte del casco central en donde se ubica la Plaza Bolívar, la imponente iglesia y algunas calles aledañas adornadas con diversas esculturas– es poco agraciado. Todas las esculturas fueron realizadas por un reconocido artista local, Ramón Lacruz (Melena), y representan a los héroes campesinos que un día arribaron a estas tierras para comenzar a labrar su propio futuro. La iglesia, dedicada a la Inmaculada Concepción, sobresale por su diseño moderno y grandes dimensiones. Es totalmente diferente a los típicos templos coloniales de los pueblos merideños, con el frontis, columnas y arcadas en obra limpia de concreto, con dos altos torres y una cúpula puntiaguda. En su interior destacan una serie de maravillosos y coloridos vitrales. Su construcción finalizó en 1967. Otros lugares que vale la pena conocer en La Azulita son: el Parque de la Cueva del Pirata, el cual consiste de una serie de pequeñas cavernas y galerías surcadas por un riachuelo interno, y en cuyas paredes exteriores se practica la escalada en roca; la cascada del Parque Turístico La Palmita y el Parque Aguas Calientes, lugares de gran belleza natural que han sido debidamente acondicionados para el disfrute de los visitantes.

Sus principales festividades se celebran el último domingo de octubre, con la fiesta de los indios Cospes, y el 8 de diciembre con las fiestas patronales de la Inmaculada Concepción.

Un detalle que nosotros no podríamos dejar pasar, es que aquí, entre las altas montañas que rodean a La Azulita –y especialmente dentro del bosque nublado de San Eusebio, muy cercano a la Estancia La Bravera–, se presenta uno de los corredores naturales de aves migratorias más activos e importantes del país y el continente. Un lugar muy visitado por observadores de aves de todo el mundo.